Menú Cerrar

Chucherías de los 80

De pequeñito cuando entrabas en una tienda de golosinas con tu dinero en la mano (un duro, o cinco duros, como mucho), el jefe (el dependiente de la tienda…) ya sabía que se tenía que armar de paciencia. Te acababan de dar la paga, y no pensabas desaprovecharla. Un Koyak, un chupa, unos peta zetas, unos palotes, unos cigarros de chocolate….. “¿aún me queda para más?”. Y el dependiente, con mucha paciencia, echaba la cuenta y te decía.

¿No sería maravilloso poder volver a disfrutar de esas chuches míticas de los 80 que nos volvían locos? Es posible. En delos80.website hemos traído para tí una selección de golosinas y chucherías de los 80 que te traerán de golpe todos esos recuerdos. ¿A que te apetece volver a probarlas?

Las mejores golosinas de los 80

Peta Zetas

La publicidad hacía milagros. Aquella golosina venida del espacio exterior, recubierta de pequeñas partículas, que explotaban en tu boca al contacto con tu lengua. No es que tuvieran un sabor muy rico los Peta Zetas, pero eran muy divertidos de comer. Y esa sensación de tenerlos dando vueltas por tu barriga era difícil de resistir. Aquí te los traemos para que los vuelvas a disfrutar.

Peta Zetas
Peta Zetas

Cigarros de chocolate

Eran otros tiempos. Y de la misma forma que había caramelos con sabor a cuba libre (aunque no tuvieran alcohol), también existían cigarrillos como los de los mayores, pero de chocolate. Por si el chocolate no fuera ya lo bastante llamativo para los niños, se les ocurrió darle la forma de pitillos y meterlos en paquetes que simulaban la forma del tabaco real. No sabían muy bien, no era un chocolate excelente, y el papel se solía pegar…. ¿pero quien no comió miles de estos en su niñez?

Cigarros de chocolate
Cigarros de chocolate

Palotes

Los Palotes fueron de las primeras golosinas que todos comimos, nuestros padres no tenían miedo de darnos este caramelo blandito y masticable, aunque fueramos muy pequeñitos. Tal vez por eso siempre los recuerdo con gusto, y me encanta volver a tomarlos de vez en cuando, ¿y a ti?

Palotes
Palotes

Chupa Chups

No sé a quien se le ocurrió la brillante idea de ponerle un palito a un caramelo, pero de ahí surgió un éxito imparable. Había nacido el Chupa Chups. En los 80 había muchos niños con los mofletes hinchados y un palo blanco saliendo de la boca mientras jugaban, corrían o hacían cualquier cosa. De esa idea salieron un montón de sabores, y de formas incluso. ¿Quien pensaría que un chupachups con la forma de un silbato (y que sonaba de verdad) sería otro éxito? Pues el caramelo con palito “que pitaba lo fue, y casi más grande que el propio chupa. Incluso llegó a tener varias melodías, y le tuvieron que poner nombre: Melody Pops era muy pegadizo, y continuó triunfando entre los chiquillos de la época.

ChupaChups
ChupaChups

Chicle Kilométrico Boomer

Un chicle enorme imposible de meterlo todo en la boca… aunque seguro que tú también intentaste mascar el Kilométrico de Boomer todo junto!!!! Con él esperabas hacer los globos más grandes de tu clase. Y si no lo conseguías, por lo menos siempre te quedaba esa cajita que nos parecía super útil para guardar de todo…

Chicle Kilométrico Boomer
Chicle Kilométrico Boomer

Tico Tico de Sandía

La broma de pedir chicles de sandía al dependiente de la tienda de chuches dejó de serlo con los chicles Tico Tico. Además, no sabían “un poquito” a sandía, tenían más sabor que la propia fruta. Si alguien se atrevía a comerlo en clase, el profe se iba a enterar, aunque estuviera en la última fila….

Chicles TicoTico de sandía
Chicles TicoTico de sandía

Caramelos Kojak

Otra idea genial de aquellos locos años 80: envolver un delicioso chicle con otro no menos delicioso caramelo. Lo mejor de los dos mundos!!! Estos caramelos Kojak fueron un éxito inmediato, y salieron un montón de varidades, hasta los había en formato de chupa chups!!! Yo era de los que no me aguantaba y siempre mordía el caramelo antes de terminarlo, ¿y tú?

Caramelos Kojak
Caramelos Kojak

Bony, Pantera Rosa y Tigretón

De cuando la bollería industrial estaba empezando, nos deslumbraban con los pastelitos de Bimbo Bony, Tigretón y Pantera Rosa. Tenían un sabor espectacular, y cada uno con sus peculiaridades, todos tenían una legión de seguidores. Seguro que tú, como yo, te has comido un montón de estos, ¿cuál preferías?

Bony, Tigretón y Pantera Rosa
Bony, Tigretón y Pantera Rosa

Phoskitos

Otro bollito que nos traía de cabeza. Los Phoskitos con su espiral de bizcocho y nata, y todo recubierto de un delicioso chocolate causó furor entre los niños de la época. Además, no era muy caro, y traía unas pegatinas que molaban un montón!!!!

Phoskitos
Phoskitos

Huesitos

Si te gustaba el crujiente siempre tenías la opción de comprarte un Huesitos. Su galleta con caramelo, y todo recubierto una vez más de chocolate era el colofón perfecto a la merienda.

Huesitos
Huesitos

Donuts

Y llegamos a uno de los reyes por excelencia de las tiendas de chuches. Y es que los Donuts gustaban (y lo siguen haciendo) tanto a pequeños como mayores, y servía para un desayuno, merienda, o como picoteo de media mañana. Que también se vendieran en los supermercados fue otra de las claves de su éxito, y de que perduren hasta nuestros días.

Donuts
Donuts

Donettes

Y como todo producto exitoso, a los Donuts les llegó la competencia, pero en este caso de menor tamaño, y con una textura y sabor un poco diferente. Los Donetes empezaron siendo como los hermanos pequeños de los Donuts, pero pronto cogieron su propio lugar en las tiendas y su legión de seguidores incondicionales. ¿Y tú que preferías, Donuts o Donettes?

Donettes
Donettes

Además de chuches de los 80, también te puede interesar